El municipio gaditano de Vejer de la Frontera es un buen ejemplo para observar cómo funciona una estrategia de un territorio. En el canvas de trabajo correspondiente a Vejer podemos ver que en las estrategias entran en juego dos elementos: por una parte están los clientes-visitantes (que, en este caso, hemos personalizado como Marcos y Lola, familias nacionales con niños; también vienen grupos en autobús), que vienen a Vejer gratis, buscando una experiencia definida a través de la propuesta de valor.

vejer

Suelen venir una semana, pues Vejer cuenta con una buena propuesta de alojamiento.

Vejer cuenta con recursos muy atractivos: es un bonito pueblo blanco con una cierta influencia árabe, patrimonio nacional, con buen clima y mejor gastronomía. Pero, sin duda, lo mejor es su ubicación. Por eso, la propuesta de valor de Vejer se puede estructurar en torno a un lema: “el centro de la costa de Cádiz”, más barato que otros enclaves de la zona.

Aquí entra en juego el segundo tipo de clientes: las empresas turísticas de la zona, que deben estructurar su oferta de manera coordinada y, preferiblemente, en torno a una temática, para atraer a esos clientes que vienen a Vejer, a esas familias con niños.

En el caso de Vejer, todos los elementos están ahí, y sólo falta un pequeño empujón para que la estrategia quede del todo coordinada. Uno de los elementos que podrían potenciarse es el de la influencia árabe del pueblo, en aspectos como la gastronomía, los alojamientos, el aspecto de las calles… De hecho, ya existen en Vejer hoteles en los que se puede comer comida árabe en un ambiente tematizado. Esa, creemos, es la senda correcta a seguir.

califa

Hotel La Casa del Califa, en Vejer. Fotografía original de la web oficial del hotel, www.lacasadelcalifa.com