Los Vélez es una comarca de Almería formada por los municipios de Vélez-Blanco, Vélez-Rubio, María y Chirivel, en la que estamos trabajando en el marco del proyecto Red MAR-ES. Se trata de uno de esos territorios en los que la identidad de los clientes está muy clara: son, casi siempre, familias con niños que visitan el territorio como alternativa a la oferta de playa: turistas que se hospedan en la costa y deciden, por lo general, dedicar una jornada a conocer Los Vélez.  En el 85% de los casos, la toma de decisiones en estas familias está en las mujeres que, según la experiencia de los técnicos de los CADE, buscan una actividad entretenida asequible para un nivel adquisitivo medio: un buen almuerzo, un paseo bonito y quizás alguna compra.

El espacio cuenta con varios recursos atractivos: el parque natural Sierra María Los Vélez, las cuevas, recursos patrimoniales de atractivo para visitantes como las iglesias, un castillo, etc. Se define como un punto de contacto entre identidades diferentes. Sin embargo, según el tipo de clientes, el principal recursos es el agroalimentario.

Los Vélez ofrece restaurantes con buena gastronomía: potajes, guisos, platos de caza, verduras ecológicas, setas, repostaría árabe, etc.

La comarca dispone además de una sólida industria agroalimentaria local, con empresarios competentes y experimentados y productos variados, como sus embutidos, el cordero segureño, verduras y frutas ecológicas, aceite de oliva virgen, tortas gachas, etc.

Fotografía de andaluciaturismo.es

Fotografía de andaluciaturismo.es

Son productos de calidad, y, sin embargo, cada día baja un poco más el nivel de ventas y el margen de las empresas locales. ¿Por qué?

Creemos que la clave está en la competencia con los productos de las grandes superficies. Los productos necesitan un replanteamiento para poder hacer frente a esta situación, en la que los productos de las grandes superficies compiten en todo el mercado, frente a los productos de las pequeñas superficies que, a pesar de haberse comoditizado (todos se parecen, no tienen características diferenciadoras) con el tiempo, hasta hacerse cada vez más parecidos a ellos, no pueden competir en precio.

Hay otros factores que intervienen en esta situación, como el hecho de que algunas cadenas de distribución de productos alimentarios llegan a acuerdos con sus proveedores para que construyan sus fábricas junto a sus centros, para ahorrar en logística.

Son factores que escapan al control de los pequeños productores, pero afectan a sus ingresos de forma directa.

¿Cómo hacer frente a la situación? Creemos que es necesario llevar a cabo una nueva estrategia de diferenciación de los productos hacia lo Premium.

Los productos deben adaptarse a un público cada vez más complejo, deben diferenciarse de los estándares, y deben, además, alejarse de lo rústico sin hacerlo de lo local.

Además, las empresas necesitan adecuarse a diferentes canales, preferiblemente de forma cooperativa para poder hacer frente a la especialización.

En este caso es fundamental tener en cuenta el factor internet en la distribución, canal que, según se estima, supondrá el 20% de las ventas de la industria agroalimentaria en el futuro. En ese sentido, no se trata tanto de que los productores tengan páginas web (que es deseable), como de que sean capaces de aprovecharlas para vender a través de ellas. Nuestra propuesta pasa por articular una plataforma agroalimentaria en internet.